Buenas prácticas

Las 4 razones por las que el cohousing cooperativo puede ayudarte a ser más feliz

30/04/2018 Francisco Merino

Cohousing

En los últimos años, los medios nos salpican cada vez con mayor frecuencia con el concepto anglosajón de las comunidades de cohousing o covivienda, o con otras denominaciones similares como las viviendas colaborativas. Al igual que ocurre con otros anglicismos, saber a qué nos estamos refiriendo cuando hablamos de cohousing no termina de resultar claro, pero sí que suena bien de partida, suena atractivo.


Pero ¿qué es el cohousing? Si hacemos una consulta rápida con el buscador habitual en la red y vemos las imágenes asociadas, en un análisis fugaz con mayor o menor dificultad, podemos relacionarlo con la vivienda, pero no con el modelo de vivienda habitual, si no con un modelo de vivienda que posee cuatro atributos principales: ser alternativa, tener grandes espacios en común, incluso la idea de que esos espacios son verdes y, apurando, estar orientado a un público senior.

Si bien este palabrejo es un concepto acuñado en los años 80 por dos arquitectos estadounidenses (Kathryn McCamant y Charles Durrett), versa sobre un modelo de vivienda comunitario danés desarrollado hacia los años 60. Siguiendo en esta búsqueda en Internet, puedes leer palabras como comunidad, protagonismo de las personas, autogestión de servicios, propiedad colectiva…elementos y dinámicas de la gestión orientados a las necesidades de las personas. ¿Os suena de algo? Sí, el COHOUSING ES COOPERATIVO, es un modelo de cooperativismo de viviendas que va más allá de la construcción a precio de coste y que se orienta a la formación de una comunidad que interactúa, una comunidad intencionada como la denominan los académicos, que viene a referirse a ser vecinos de los de antes con espacios compartidos.

¿QUÉ ES EL COHOUSING COOPERATIVO?


Son comunidades de personas que viven en un entorno que ellas mismas han diseñado y que normalmente se componen de varias viviendas o apartamentos independientes (adaptadas o adaptables), situadas en torno a una serie de equipamientos y espacios comunes que complementan la vivienda privada, pensados para facilitar y fortalecer la interacción social, la comunicación y la ayuda mutua, favoreciendo las relaciones cercanas entre los socios y residentes.


Estas cooperativas pueden adoptar diferentes tipologías, desde viviendas hasta consumidores y usuarios, incluso combinando viviendas y trabajo asociado. La mayoría de las iniciativas que se han desarrollado hasta ahora en el Estado español han sido emprendidas por grupos de personas senior, colectivos de mayores de 60 años. Estos proyectos empresariales cooperativos se han caracterizado por establecer la previsión de organizar la ayuda asistencial de los cooperativistas que puedan tener una situación de dependencia o discapacidad más adelante, apostando por el soporte y la ayuda mutua, tan propio de los valores cooperativos. Aunque los cooperativistas autogestionan su comunidad, la operativa de los servicios a la comunidad cohousing suele ser encargada a terceros.


No se puede negar las oportunidades económicas en aumento que este tipo de cooperativas de viviendas presenta, a consecuencia de las tendencias demográficas y la insatisfacción que las soluciones residenciales ofrecen. Es por ello que resultaría muy interesante la puesta en práctica del sexto principio cooperativo, de intercooperación entre cooperativas, para que cooperativas de trabajo asociado dedicadas a los servicios sociosanitarios, a la gestión de comedores o que presta los servicios de limpieza y mantenimiento, entre otros, lideraran la prestación de servicios al sector en aumento del cohousing cooperativo.


En mi opinión, espacios de colaboración y trabajo conjunto entre proyectos cooperativos de viviendas y trabajo generarían, por una parte, mantener la democratización de los beneficios que generan estas comunidades y, por otra, un incremento en la eficiencia económico-social de ambos proyectos al encontrarse alineados en la práctica de valores participativos, de trasparencia y de orientación a las personas.

 

CARACTERÍSTICAS DEL COHOUSING COOPERATIVO

 

Al tratarse de un modelo participativo, nos encontramos con comunidades muy heterogéneas entre sí, pues se deben a las necesidades de los residentes. Así, las características principales de los proyectos cohousing son las siguientes:

 

1. Procesos coparticipativos: Todos los vecinos, personas, socios participan en el proceso, se implican desde el principio en el diseño en su conjunto y son responsables de las decisiones finales.

 

2. Diseño vecinal integrado: La disposición física y la orientación de los edificios estimulan un sentido de comunidad. El diseño de cada vivienda y el conjunto está pensado para facilitar estrechas relaciones de vecindad que favorezcan la ayuda mutua y la comunicación.

 

3. Instalaciones comunes: Se caracteriza por la existencia de casas privadas (con su cocina propia, salón comedor, etc.) junto con amplios espacios y elementos comunes (salas multiusos, biblioteca, lavandería, gimnasio, talleres, zonas verdes, etc.). Las instalaciones comunes están diseñadas para el uso diario, son una parte sustancial de la comunidad.

 

El centro social o espacio comunitario incluye habitualmente una cocina común, comedor, área de estar, sala de juegos para niños y lavandería, y también puede contener un taller, biblioteca, sala de ejercicios, sala de manualidades y/o una o dos habitaciones para huéspedes.

 

Los espacios comunes, por lo general, tienen que tener una ubicación central para su correcto funcionamiento y están pensados para colectivizar algunas partes de la vida doméstica: desde cuestiones materiales (compartir lavadoras, máquinas de coser, herramientas, etc.) hasta cuestiones más sociales (comedores, cuartos de juegos, actividades físicas y la cultura en las bibliotecas y zonas de charla, conversación o cine).

 

4. Administración a cargo de los propios residentes: Los vecinos realizan gran parte del trabajo requerido para mantener la propiedad e, incluso, se reparten tareas de limpieza o se reúnen regularmente para resolver problemas y desarrollar políticas para la comunidad.


5. Estructura no jerárquica y democrática de la toma de decisiones: Las decisiones se adoptan democráticamente por consenso y, aunque los roles de liderazgo naturalmente existen en las comunidades de co-vivienda, sin embargo, ninguna persona (o personas) tiene autoridad sobre los demás.

 

6. Economías separadas: Cada cual mantiene su independencia económica, participando en los gastos comunes según se haya pactado..

 

¿POR QUÉ ESTÁN SURGIENDO?

 

Os preguntaréis por qué empiezan a surgir este tipo de comunidades, a lo que respondo que, al igual que ocurre con el resto de experiencias cooperativas, surgen de una necesidad de grupos de personas. Y, si bien no es algo sencillo, la necesidad engloba una complejidad de variables y factores diversos que, en mi opinión, podría partir de las necesidades del envejecimiento activo, del mantenimiento de la calidad de vida y de los cambios en las estructuras de convivencia.


España es uno de los países del mundo que sufrirá un mayor aumento del índice de población de más de 65 años debido, entre otros factores, al incremento de la esperanza media de vida propiciada por la mejora de la calidad de vida, por la dieta mediterránea, el clima y los indudables avances en la medicina y la tecnología. A lo que se suma la transformación de la base del sistema de cuidados desarrollado con una estructura demográfica urbana con una incorporación más paritaria de mujeres y hombres en el mundo laboral, lo que ha venido suscitando profundos cambios en la estructura familiar y estilo de vida, imposibilitando en la mayoría de las familias atender a sus mayores como lo hacían en generaciones anteriores.


Como consecuencia, las Administraciones Públicas han incorporado políticas asistenciales y creado nuevos servicios para atender al creciente colectivo de personas mayores; ampliando y diversificando los servicios de ayuda a domicilio, pisos tutelados, residencias geriátricas y ayudas a través de la Ley de Dependencia. Sin embargo, el previsible aumento de la población mayor en los próximos treinta años hace prever una importante dificultad de las administraciones públicas para dar respuesta a toda la demanda de servicios que requerirá este sector de población.

 

Ante esta demanda, las cooperativas que prestan servicios residenciales y asistenciales a sus socios y que son autogestionadas por ellos mismos en base a un proyecto democrático y participativo son una realidad que opera y que se multiplica a pasos cada vez más animados, adoptando diversas nomenclaturas, desde las viviendas colaborativas, senior cohousing, cooperativas de vivienda en cesión de uso, etc.

 

Desde la Federación de Cooperativas de Viviendas autonómica, la FECOVI, desde hace años se viene analizando y considerando las nuevas tendencias para tratar de adaptarnos a las nuevas necesidades de las personas cooperativistas. Frente al modelo clásico de cooperativa de viviendas, limitado a la promoción de viviendas en condiciones ventajosas para sus socios-propietarios, la necesidad ha mutado para generar modelos habitacionales basados en el llamado co-housing (covivienda), que suponen un paso más en el concepto de cooperativa, extendiendo su actividad a las necesidades socio-asistenciales, de espacios participativos y colaborativos, entre otras, de los colectivos que los habitan.


LA COHESIÓN DEL GRUPO


Piensa por un instante a cuántos colectivos, grupos o asociaciones pertenecemos, desde el grupo de amigos de la juventud, la asociación del barrio, de antiguos alumnos, en nuestro entorno de trabajo…es evidente cómo tendemos a agruparnos con otras personas para satisfacer necesidades de cualquier tipo, y es a través del cohousing como nos centramos en generar un espacio para un envejecimiento activo en el que tu opinión sea tenida en cuenta y no se encuentre aislada del resto de la sociedad.


Hay que resaltar cómo se pone de manifiesto la innovación social del modelo de co-housing, ya que traslada los aspectos colaborativos del modelo cooperativo al entorno y a la actividad de una comunidad de vecinos. Es habitual que estas comunidades abran al público sus centros sociales, bibliotecas o cafeterías. A nivel interno, permite a los cooperativistas disfrutar de facilidades diseñadas por ellos mismos y con ventajas no sólo económicas, pues tienen personas similares para compartir tardes de cine o clases de gimnasia.


Considero que este es, sin duda, uno de los puntos más atractivos del cohousing, pues se traslada a los orígenes del modelo cooperativo, a través de modelos en los que el punto de partida es la comunidad y desde ella surge la necesidad y la idea de la vida colaborativa.


Para el éxito de la experiencia del co-housing, un factor fundamental es una fuerte cohesión social de grupo, por este motivo puede ser una alternativa muy apropiada para determinados grupos sociales con cierto capital social y relacional previo, como son otras cooperativas de cualquier clase (trabajo asociado, consumo, agroalimenatarias, etc..) ya arraigadas, que además de las necesidades que han venido cubriendo hasta el momento, articularían la jubilación y el retiro de sus cooperativistas.


Si estás interesado en conocer más, no dudes en ponerte en contacto a través de nuestra web: https://www.fecovi.es/contacto/, aunque antes de terminar queremos saber qué opinas:

 

.

 

 

¿Te interesa el modelo cooperativo de Co-housing?

  •  Sí
  •  No

¿Te has planteado poner en marcha a corto, medio o largo plazo una experiencia de estas características?

  •  Sí
  •  No

¿Te interesaría conocer más el desarrollo y posibilidades del Co-housing?

  •  Sí
  •  No

Francisco  Merino

Francisco Merino

Francisco Merino, Coordinador de FECOVI e Investigador en Economía Social y Cooperativa

PALABRAS CLAVE

COMENTARIOS

17/05/2018 13:02 Prudencio López

Muy interesante el artículo, Francisco. Lo sentimos en línea con los Grupos Seniors e Intergeneracional a los que estamos ayudando ya en Alicante, Elche y Valencia, a crear su Marco de Convivencia entre personas afines y a gestionar sus proyectos para que sean realmente exitosos. Estaremos encantados en seguir facilitando información práctica a quien lo precise en nuestra web www.vidasostenible.info

07/05/2018 17:00 Francisco Merino Garrido

Nos alegra que os haya gustado Noelia, Conxa, Andrés. Agradecemos todas vuestras aportaciones, dudas y consideraciones, que anotamos para futuras publicaciones en la que expondremos el tema económico. Seguimos trabajando para fomentar este modelo en la terreta. Para aquello que estáis interesados en conocer más, os mandaré información por correo. Un abrazo cooperativo

05/05/2018 21:56 Eva

Es importante el precio y la aportación mensual.Puede haber muchos tipos de proyectos. Hay casas prebafricadas,accesibles a gente con ingresos comunes,como los españoles.Yo podría comprar un espacio para mí, pero luego los gastos los tendría que mirar.He visto cosas con metro,en barrios periféricos, por lo que podría combinar centro y comunidad.Espero que los proyectos aumenten y los ayuntamientos comprendan que aumentar la población es conveniente,colaborando con la idea,que es el futuro.

05/05/2018 15:55 Mariaa

Me gustaria saber como se empieza un proyecto de estas caracteristicas

03/05/2018 17:14 Eulalia Esteban

Me parece muy interesante y puede tener buena acogida, entre personas que tienen inquietudes , referentes a la no dependencia de la familia o de sus decisiones al respecto. Debería darse más información sobre el aspecto económico de estas posibilidades de vida.

02/05/2018 14:22 ANDRES HERNANDEZ

Muy interesante el artículo, destaco la forma amplia en que el autor lo abarca, considerando diferentes elementos para hacerse una idea integral sobre este concepto, que en mi opinión será una tendencia sostenible a futuro.

02/05/2018 10:29 Conxa Romero

muy interesante y de no fácil implantación

01/05/2018 21:57 Vicent Comes Iglesia

Muy interesante. Vale la pena difundir este tipo de experiencias y animar a que sean realidad en nuestro país. Ciertamente, requieren cierto nivel económico por parte de los cooperativistas. Pero todo lo que vaya en la dirección de estimular la convivencia comunitaria, es positivo.

01/05/2018 14:19 Claudia De Lisio

me interesa el tema y conocer mas detalles de como apoyan las politicas púbicas estas iniciativas

30/04/2018 20:50 NOELIA SOLER CORELLA

Me ha encantado el artículo, muy bien explicado, encuentro mil ventajas a vivir de esa manera, es una opción muy interesante a valorar

ESCRIBE TU COMENTARIO

Introduce el siguiente código captcha o uno nuevo 

PARTICIPA

Si te ha gustado el post y quieres apoyar la difusión de la empresa cooperativa te voy a pedir 3 cosas:


1. Comparte este post en redes sociales utilizando los botones al final del artículo

2. Deja un comentario con tu opinión.

3. Envía una pregunta relacionada con el mundo emprendedor cooperativo, que te preocupe y quieras conocer nuestra opinión.

subir