blog FEVECTA portada

SECCIONES

SUSCRIPCIONES

Escribe tu email y te enviaremos un boletín periódicamente con los nuevos artículos publicados


 Quiero recibir también el boletín de FEVECTA
Política de protección de datos  

Reflexiones sobre el emprendimiento cooperativo, la gestión participativa y el trabajo en equipo

¿Se puede patentar el sol?
Tres historias de solidaridad y cooperación

11
MAY

2020

La solidaridad es la base de la civilización, y nos quieren hacer creer que el egoísmo es la base de la economía

Ilustraciones: Pilixip

Ilustraciones: Pilixip

Debemos a McLuhan el concepto de “Aldea Global”, y es un hecho que los problemas que afectan a nuestra sociedad están cada vez más globalizados.


De nada sirve encerrarnos en nosotros mismos o cerrar nuestras fronteras. La crisis del coronavirus es un ejemplo; la solución no puede ser individual, sino que tiene que ser global.


Pero hay un valor básico que es el que hace posible que podamos acometer soluciones globales, y este es el valor de la SOLIDARIDAD.


Sí, creo que la solidaridad puede y debe ser la respuesta y la solución a muchos de los problemas que tenemos en nuestra sociedad.


Pero si la solución es la solidaridad… ¿cuál es el problema? Pues evidentemente la INSOLIDARIDAD, y uno de los causantes de este problema es una sociedad que, supuestamente en aras a la libertad de la persona, ha construido un modelo económico que sienta las bases del desarrollo y de la creación de riqueza sobre unas premisas que hoy más que nunca debemos revisar. Este modelo económico es el LIBERALISMO.


El liberalismo se basa en la premisa de la “mano invisible” que postuló Adam Smith, que en esencia se resume en, “buscando el beneficio individual se consigue el bienestar general”, y es cierto que se ha generado riqueza y un cierto tipo de desarrollo con estas premisas, pero el reparto de esta riqueza ha sido muy desigual, y ha generado una sociedad muy desigual e insolidaria.


Ahora, en momentos de crisis, esta premisa del “egoísmo individual” se ha convertido en un ¡Sálvese quien pueda!


De acuerdo Pepe… ¿y cuál es la solución?


No sé si hay solución única, pero ésta indudablemente pasa por la cooperación.


Me gustaría contaros tres historias que son un ejemplo de este concepto solidario y altruista de la cooperación.


Pero previamente me gustaría definir el concepto de solidaridad y, para ello, en primer lugar, me ha gustado mucho cómo lo han definido unos médicos cubanos que llegaron a Italia para ayudar en la crisis del coronavirus, y dijeron a las televisiones “solidaridad no es dar lo que te sobra, es compartir lo que tienes”.


También me gusta una frase que se le atribuye a Eduardo Galeano que dice: “La caridad es humillante porque se ejerce verticalmente y desde arriba; la solidaridad es horizontal e implica respeto mutuo”.


Creo que estas dos frases definen muy bien el concepto de solidaridad. Vamos con las historias.

 

1. HISTORIA DEL NACIMIENTO DE LA CIVILIZACIÓN


Cuentan que un alumno le preguntó a Margaret Mead, gran antropóloga, acerca de su opinión de cuál era el primer signo de civilización en una cultura.


Muchos pensaréis que pudo ser el lenguaje o la fabricación de herramientas. Pues no. Según Margaret Mead, el primer signo de civilización se encontró en un hueso de fémur humano que tenía una soldadura. De ahí dedujo que un hueso soldado correspondía a una rotura previa. Todos sabemos que un animal salvaje que se rompe una pata, es una presa fácil para sus depredadores y, consiguientemente, está condenado a morir. En aquella época un humano con una pierna quebrada era presa fácil también y necesitaría de meses de cuidado para su recuperación. Así que ese hueso soldado significaba que otras personas cuidaron y alimentaron a la persona accidentada hasta que se pudo valer por sí misma.


Según Mead “ayudar a otro a superar una dificultad es el inicio de la civilización”.


Pues sí, ayudar a los demás es signo de civilización. Las cooperativas somos sociedades basadas en la AUTOAYUDA y la solidaridad. En este sentido contribuimos a construir un mundo mejor.

 

2. HISTORIA DE JONAS SALK


El trabajo de Jonas Salk y de Albert Sabin es, a día de hoy, uno de los más importantes en la historia de la medicina, ya que consiguieron con sus vacunas respectivas, erradicar en buena parte del mundo la poliomelítis, una enfermedad altamente contagiosa.


En la década de los 40/50 del siglo pasado, la polio era una de las enfermedades más peligrosas y contagiosas del momento. Jonas Salk, investigador médico y virólogo estadounidense, fue un pionero en el desarrollo de una estrategia preventiva frente a la poliomielitis. Por ese motivo su trabajo, que permitió la inmunización eficaz contra ese virus, fue un pilar fundamental para erradicar esta enfermedad.


Pero un elemento fundamental de esta historia es que, a pesar de constituir un verdadero hito en medicina, Salk rechazó patentar la vacuna contra la polio. Tampoco quiso hacerlo Albert Sabin, otro virólogo estadounidense, cuyo trabajo también contribuyó al desarrollo de la vacuna por vía oral y no intramuscular, como era la de Salk.


Si hubiesen patentado la vacuna se hubiesen hecho multimillonarios. Preguntado a Jonas Salk sobre los motivos por los que rechazó patentar la vacuna contra la polio, su respuesta fue, para mí, genial:


"No hay patente. ¿Acaso se puede patentar el sol?"


Otra de las frases célebres de Salk:


"Es mucho más importante cooperar y colaborar.
Somos los coautores de la naturaleza de nuestro destino."

 

Os dejo un enlace al fantástico documental de la TVE2 de unos 55 minutos, donde cuentan la historia.

 

Dr. JONAS SALK, LA VACULA QUE CAMBIO EL MUNDO
Documental Historia Medicina Poliomelitis Documentales

 

Os cuento una tercera historia, sobre la cooperación inteligente.

 

3. HISTORIA DE GLOBOS


Un profesor de una cooperativa de enseñanza (ja, ja, ja), llevó a clase 32 globos para que los alumnos los hinchasen y les pusiesen su nombre. Una vez realizada la tarea, los alumnos salían de la clase, el profesor mezclaba todos los globos y posteriormente los alumnos entraban y cada uno tenía que encontrar el globo con su nombre. En total tardaron 7 minutos, para completar la acción de que cada uno tuviese su globo.

 

Posteriormente los invitó de nuevo a salir del aula, mezcló todos los globos de nuevo, y les invitó a entrar a que buscasen su globo. Pero ahora cada uno cogería un globo y buscaría a su propietario para entregárselo. Esta vez solo se tardó un minuto para que todos los alumnos tuvieran su globo.

 

Esta historia real. Demuestra que, si en vez de buscar la solución individual, buscamos la solución de dar a los demás lo suyo, resolvemos más rápidamente el problema. Más solidaridad y menos egoísmo es la solución más eficaz y eficiente.

Bien, después de este parón sanitario que vivimos a nivel mundial debido a la pandemia del coronavirus, tendrá que llegar la reconstrucción, y habría que fomentarla sobre bases distintas a como hemos construido esta sociedad. Debería haber un nuevo orden con un nuevo equilibrio, y éste ha de pasar, desde mi punto de vista, por una economía más digital, más responsable y sostenible, menos consumista, más consciente y más solidaria y basada en las personas.


Lo cierto es que tenemos por delante un desafío histórico de adaptación. La buena noticia es que existe una economía social y cooperativa que ya ha demostrado fehacientemente que otro desarrollo económico es posible. Así que es importante que la clase política apueste por impulsar la economía social y cooperativa, si de verdad se quiere cambiar el modelo económico y no se quieren volver a repetir los errores que nos han llevado a esta situación.


AHORA ES EL MOMENTO


¿Tú qué opinas?

Autoría:  Pepe Albors
subir subir

Acerca del autor de esta entrada

Hola! Soy Pepe Albors y quiero ayudarte a entender mejor la empresa cooperativa. Creo en la democracia económica, y la cooperativa es el mejor modelo de empresa para llevarla a cabo. No es fácil gestionar y trabajar en cooperativa, la igualdad, la participación democrática, la cooperación, no son fáciles de gestionar. Cuento con una experiencia de 30 años en el mundo cooperativo y os puedo ayudar a que el proceso de conducir un proyecto cooperativo sea más llevadero.

PARTICIPA

Si te ha gustado el post y quieres apoyar la difusión de la empresa cooperativa te voy a pedir 3 cosas:

1. Comparte este post en redes sociales utilizando los botones al final del artículo
2. Deja un comentario con tu opinión.
3. Envía una pregunta relacionada con el mundo emprendedor cooperativo, que te preocupe y quieras conocer nuestra opinión.

COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO

Introduce el siguiente código captcha o uno nuevo.

 

 

PALABRAS CLAVE

ARTÍCULOS RELACIONADOS

SECCIONES

SUSCRIPCIONES

Escribe tu email y te enviaremos un boletín periódicamente con los nuevos artículos publicados


 Quiero recibir también el boletín de FEVECTA
Política de protección de datos  

CMS xipmultimedia: XPAIWEB